Los tipos de colores

the-types-of-colorsAl hablar de colores también tenemos que hablar de los tonos de cada uno de esos colores. Y si bien en teoría la adición de rojo y azul en igual proporción debería dar un violeta, en la realidad no es así, pues las pinturas y los pigmentos son o eran de origen natural. Es decir que fueron creados moliendo piedras, tierras, óxidos y otros materiales como insectos, que se mantuvieran lo más inertes posible a lo largo del tiempo.

Estos, cuando eran sometidos al medio (el líquido que los diluye; agua, aceite de linaza, trementina, gomas de origen animal o vegetal, clara de huevo, cal, miel y hasta leche), se mantendrían en suspensión para poder aplicarlos sobre un soporte cuando sequen. Por lo tanto cuando los aplicamos sobre un cuadro lo mejor es mantenerlos puros y creando los efectos de luz y sombra con blanco y su relación con los colores del entorno con veladuras de los otros colores.

También hay que saber que hay varios tipos de cada color y que cada unos de estos se lleva mejor o crea combinaciones más limpias con sus colores adyacentes, es decir, los que están a su lado en el círculo cromático. Por ejemplo el rojo cadmio y el bermellón, se combina mejor con los naranjas. Mientras que el color escarlata y carmín se combinan mejor con los violetas. Lo mismo sucede con el azul cobalto y los violetas; el azul prusia con los verdes; el amarillo limón con los verdes y el amarillo cadmio con los naranjas.

Muchos de los óxidos usados en el pasado eran muy contaminantes y muchos pintores sufrieron enfermedades por culpa del contacto con ellos pues muchos creaban sus propias fórmulas de colores únicos. Para nuestra comodidad y por suerte en la actualidad los pigmentos son hechos de materiales sintéticos más coloridos y menos peligrosos.