Aprender a pintar pintando

learn-to-paint-paintingLa Pintura Artística es una especie de ilusionismo, es crear volúmenes donde no existen, profundidades donde no las hay, y a diferencia del dibujo, en la pintura tienen mucha importancia los medios, los materiales y su disposición. No es igual ver una pintura en una foto que verla en vivo y directo.

Ejercicio con témpera

Busca papel blanco corriente o de envolver y cualquier pincel (preferiblemente duro y plano de entre cinco y ocho milímetros de ancho). Elige un pote de témpera de cualquier color y ten a mano un plato o una taza con unas pocas gotas de agua. Disuelve en ella la pintura escogida y ahora con entera libertad traza una línea en el papel. Toma más pintura del mismo color y trata de crear volúmenes y formas, agregando agua a tu gusto y cubriendo superficies con aguada suave.

Deja secar un poco y luego traza con pintura pura. Deja secar nuevamente y trabaja con otro color sobre el primero. Si no te satisface el trabajo ¡no lo botes!, solo cambia la hoja. Sigue trabajando sin modelo.

Después de haber logrado algo que te parezca interesante comenzará el momento de ser más exigente contigo mismo. Así que busca un objeto sencillo (taza, botella, tetera) y colócala en un sitio donde la iluminación le genere sombras. Píntala con carboncillo, tratando de crear primero los contornos. Traza luego líneas más oscuras en los sectores sombreados y finas en el contorno claro. Ahora difumina un poco los trazos. Haz dos o tres bosquejos. Toma el último y con el pincel húmedo ve difuminando un poco dejando que se vean los trazos. Ayúdate con pintura negra y crea las sombras más fuertes. Deja secar y con pintura blanca trata de dibujar los brillos más fuertes. Repite esto varias veces.

Para que puedas entender que a pintar se aprende pintando, crea una rutina de trabajo y verás que cada día pintarás mejor.